2 de abril, el año de la pandemia-

2 de abril, el año de la pandemia

Hoy otro 2 de abril más y ojalá pudiese poner un globo negro como el año pasado y escribir que estoy más que harta de tanto activismo de sofá tanto azulismo y tanta pijada que no nos hace avanzar en nada, y que vamos a peor. Hoy tengo que escribir otra cosa… El COVID arrasa, y como tenemos costumbre en el «mundo azul» arrasar significa liarnos a mamporros virtuales los unos contra los otros… los que dicen que hay que ponerse un distintivo y los que dicen que no. Justo antes de que el COVID infectase nuestras vidas habíamos encontrado un mínimo consenso y entre todos habíamos conseguido poner en la agenda del vicepresidente la situación de nuestros hijos con la campaña #detidepende (ahora no queda otra que esperar a ver si en algún momento volvemos a la «normalidad» y se pueden retomar…)

Hoy quiero apelar al cosenso a ese consenso que hace que podamos movernos e intentar dar la vuelta a situaciones que impactan de manera brutal en la vida y en el desarrollo de nuestros hijos. Porque os recuerdo que a nuestros hijos se les puede agredir verbal o fisicamente y no se les puede defender ni en un juzgado y no son casos aislados, (me remito al informe del CDHD) es un patrón a nivel nacional, y eso como muchas otras cosas hay que cambiarlo, porque lo que NO puede ser es que tenga más protección jurídica en España un animal (que está fenomenal) que un niño con discapacidad.

Y esa impunidad se extiende al comportamiento de las distintas administraciones públicas con nuestros hijos, si si «la consejería» de turno, porque tienen la certeza los cargos de designación política de que el culo no se lo juegan y que da igual el tipo de disposiciones, instrucciones y la práctica diaria que adapten con nuestros hijos. Y este patrón, esta dinámica tenemos que cambiarla: el miedo tiene que cambiar de bando.

Necesitamos que las FISCALÍAS empiecen a trabajar para nuestros hijos, y veremos lo que pasa cuando ya no sea una justificación judicial la discapacidad de un niño para cualquier tipo de abuso del que pueda ser objeto.

¿ Es suficiente ? Pues NO. Pero es un consenso y un objetivo que SÍ podemos conseguir. Espero que tú que me lees, entiendas y recuerdes que seas «de especial» o de «ordinario», de «brazalete» o «no brazalete» tienes las mismas papeletas para que cualquier derecho civil de tu hijo sea vulnerado, para que no puedas ni defenderle en un juzgado, y lo que es peor para que cualquier tipo de abuso o agresión del que sea víctima sea justificado por su discapacidad.

Por una vez, también tengo que reconocer el trabajo de Autismo España en favor de las personas con autismo,. y no me duele en prendas, porque junto con Plena Inclusión han puesto en la agenda las necesidades de las personas con dispacidad para minimizar en la medida de lo posible el impacto del confinamiento. POR UNA VEZ, espero que SÍ sirva de precedente.

Y por último no puedo terminar esta publicación sin hablar de dos cosas:

Lo necesario que es que los padres dejemos de mirarnos el ombligo y creernos los protagonistas de «algo» y el ejercicio que debemos hacer de respeto y autoregulación recordando siempre que son ELLOS en primera persona los protagonistas de su vida, y que se merecen las herramientas, recursos y adaptaciones que sean necesarias para el ejercicio de SUS DERECHOS CIVILES. Nada sobre ellos sin ellos… no se nos tiene que olvidar…

Y lo más importante, los grandes olvidados de este 2 DE ABRIL y de esta crisis sanitaria: las personas con grandes necesidades de apoyo que viven en residencias y centros asistenciales, que han sido y están siendo infectadas de COVID-19 por falta de medidas higiénico-sanitarias en los centros y en las que hay que poner el foco: es necesaria la revisión e intervención si es necesario de los centros residenciales de personas con discapacidad, con los correspondientes protocolos de actuación desde las Consejerías y Ministerio de Sanidad; sin olvidarnos de la necesidad de implementación de ajustes razonables para cualquier persona con discapacidad que pueda resultar infectada y requiera de confinamiento, tratamiento médico u hospitalización. Nuestra solidaridad y esfuerzo de visibilidad de este 2 de abril va con ellos y con todos nosotros porque cualquiera de nuestros hijos puede estar afectado.

Y como aquí hacemos el ejercicio diario de » nada sobre Arturo sin Arturo » contaros que ayer me escribió que para el 2 de abril » solo más respeto «.

Os dejo aquí la entrevista que este verano le hizo @ocupatea y su opinión sobre los brazaletes y el confinamiento.

Acabo de explicarle a mi hijo que hay personas con autismo que cuando salen a la calle les escupen y les gritan desde…

Posted by Esther Cuadrado Barberia on Monday, March 30, 2020
2 de abril, el año de la pandemia-

2 de abril, el año de la pandemia-