Sensibilizacion sobre el autismo 1

@lasonrisadearturo

Déficits en los comportamientos de no verbal en el

autismo, comunicación, desarrollo, emociones, intervención

Uno de los aspectos más desafiantes del autismo es la dificultad que los individuos con este trastorno tienen para comunicarse mediante comportamiento no verbal. La no verbal incluye señales como el lenguaje corporal, las expresiones faciales, el tono de voz, el contacto visual, los gestos y señas, y la prosodia.

La comunicación no verbal es una forma importante de comunicación y ayuda a establecer relaciones interpersonales y a comprender las intenciones y de los demás. Los déficits en la comunicación no verbal en el pueden afectar negativamente las relaciones sociales y el bienestar emocional de la persona afectada.

Comportamientos de comunicación no verbal en el autismo

Los niños con autismo pueden presentar varios déficits en la comunicación no verbal. Algunos ejemplos incluyen una postura rígida, movimientos torpes, falta de contacto visual, dificultad para leer las expresiones faciales, y dificultad para interpretar los tonos de voz y las señales sociales. Los niños con autismo también pueden tener dificultades para usar gestos y señas en su comunicación.

Además, pueden mostrar poca variedad en la entonación de su voz, hablando en un tono monótono. También pueden tener dificultades para seguir los turnos en la conversación y para entender la intención y el significado detrás de ciertas frases o comentarios.

Diferentes tipos de comportamientos de comunicación no verbal en el autismo

Existen diferentes tipos de comportamientos que pueden afectar la capacidad de una persona para interactuar con los demás. El lenguaje corporal y la postura son importantes, ya que ayudan a transmitir cómo se siente una persona. Los niños con autismo pueden presentar una postura rígida y movimientos torpes, lo que puede dificultar la comunicación no verbal.

Las expresiones faciales y el contacto visual son igualmente importantes, ya que ayudan a transmitir emociones y a establecer una conexión con los demás. Los niños con autismo pueden tener dificultades para leer las expresiones faciales y mantener el contacto visual, lo que puede dificultar la comunicación no verbal.

Los gestos y las señas son otra forma de comunicación no verbal, que a menudo se utiliza para reforzar un mensaje o para comunicar un significado adicional. Los niños con autismo pueden tener dificultades para usar estos gestos y señas en su comunicación, lo que puede dificultar la comprensión de sus intenciones y mensajes.

Causas de los déficits en la comunicación no verbal en el autismo

Aunque las causas del autismo no son del todo claras, existen varios factores que parecen influir en su . Uno de los más importantes es la dificultad que tienen las personas con autismo para procesar y entender las señales sociales.

Esta dificultad puede deberse a características neurológicas específicas, como la falta de conexión entre las áreas del cerebro que procesan la información social y emocional.

Además, se ha sugerido que factores ambientales también pueden contribuir a los déficits en la comunicación no verbal en el autismo, como la falta de exposición temprana a las interacciones sociales.

En resumen, aunque todavía hay mucho que aprender sobre el autismo y sus causas, es claro que los déficits en la comunicación no verbal son un aspecto importante de este trastorno. Comprender mejor estos déficits puede ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas con autismo y sus familias.

Importancia de la intervención temprana

Es importante abordar los déficits en la comunicación no verbal en el autismo de manera temprana, ya que esto puede mejorar la capacidad de la persona para interactuar con los demás y para comunicarse efectivamente.

La temprana es esencial para niños con autismo. Los programas de intervención pueden incluir terapias de comportamiento, ocupacionales y de lenguaje, que se centran en desarrollar habilidades de comunicación no verbal.

Estas terapias también ayudan a mejorar la capacidad de los niños para interpretar y responder a las señales no verbales de los demás.

Además, los programas de intervención temprana pueden ayudar a los niños a mejorar su capacidad para interactuar socialmente y participar en actividades cotidianas.

En resumen, los programas de intervención temprana son importantes para mejorar la calidad de vida de los niños con autismo y sus familias, y para ayudarlos a desarrollar habilidades de comunicación no verbal y a interactuar de manera más efectiva con el mundo que los rodea.

La intervención temprana también puede incluir el uso de tecnología, como aplicaciones de comunicación asistida, que pueden ayudar a los niños con autismo a comunicarse de manera efectiva. Además, la intervención temprana puede ayudar a mejorar la capacidad de la persona con autismo para comprender y responder a las señales sociales, lo que puede mejorar su capacidad para interactuar con los demás.

Conclusión

Los déficits en la comunicación no verbal en el autismo pueden afectar negativamente la capacidad de una persona para interactuar con los demás y para comunicarse efectivamente. Es importante abordarlos de manera temprana, mediante intervenciones que se centren en el desarrollo de habilidades de comunicación no verbal y la interpretación y respuesta a las señales no verbales de los demás. La intervención temprana puede mejorar significativamente la capacidad de una persona con autismo para interactuar con los demás y mejorar su bienestar emocional y social. Al comprenderlos, se pueden diseñar programas de intervención que aborden estos desafíos y ayuden a las personas con autismo a desarrollar habilidades efectivas de comunicación no verbal.

Referencias

American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). https://doi.org/10.1176/appi.books.9780890425596

Ozonoff, S., Pennington, B. F., & Rogers, S. J. (1991). Executive function deficits in high-functioning autistic individuals: Relationship to theory of mind. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 32(7), 1081-1105. https://doi.org/10.1111/j.1469-7610.1991.tb00351.x

Dawson, G., Webb, S. J., & McPartland, J. (2005). Understanding the nature of face processing impairment in autism: Insights from behavioral and electrophysiological studies. Developmental Neuropsychology, 27(3), 403-424. https://doi.org/10.1207/s15326942dn2703_6

Originally posted 2023-02-21 13:42:52.

error: Contenido protegido