Educacion sobre el autismo

@lasonrisadearturo

Impacto de la Contaminación del Aire en Niños Autistas: Un Estudio Revelador

autismo, contaminantes, TEA

La contaminación atmosférica afecta negativamente a todas las personas, pero un estudio reciente publicado en la revista BMJ Open destaca que algunos grupos de población, en particular los niños autistas (Trastornos del Espectro Autista, TEA), son especialmente vulnerables a sus efectos adversos.El estudio, basado en la revisión de historiales médicos e ingresos hospitalarios de niños de 5 a 14 años en Corea del Sur entre 2011 y 2015, revela que los niños autistas tienen un mayor riesgo de padecer problemas que requieren hospitalización cuando están expuestos a la contaminación atmosférica, incluso en cortos períodos de tiempo.

Los efectos en el espectro

Los efectos negativos, especialmente pronunciados en niños autistas en comparación con niñas autistas, destacan la necesidad urgente de minimizar su exposición a la contaminación atmosférica. Se observa una mayor incidencia de admisiones hospitalarias relacionadas con problemas como la hiperactividad, agresión o autolesiones. Preocupa destacar que la exposición a la contaminación, incluso en cortos períodos, induce inflamación sistémica y neuroinflamación, aumentando el riesgo de ingreso hospitalario en niños autistas, siendo su riesgo superior al de las niñas autistas. La exposición a partículas finas (PM 2,5), dióxido de nitrógeno (NO2) y ozono (O3) se asocia directamente con un mayor riesgo de ingreso hospitalario por autismo.Estos resultados subrayan la urgencia de estrategias para reducir la exposición a la contaminación atmosférica como parte integral del manejo del TEA. Además de tener implicaciones para la calidad de vida, se plantea una crucial consideración de los costos económicos asociados a las hospitalizaciones. La atención y mitigación de la contaminación atmosférica se revelan como esenciales para salvaguardar la salud de los niños autistas y mejorar su bienestar general.

Desafíos ambientales

Las implicaciones para la calidad de vida y los costos económicos de hospitalizaciones en niños autistas son cruciales. La atención y mitigación de la contaminación atmosférica son esenciales para su bienestar. La implementación de políticas preventivas es imperativa para proteger a esta población vulnerable.

La complejidad de los desafíos ambientales en la salud, especialmente en niños autistas, destaca la relación entre la contaminación atmosférica y el bisfenol-A (BPA). Investigaciones sugieren que la exposición al BPA, un compuesto químico presente en productos cotidianos, influye en la vulnerabilidad de los niños al impacto negativo de la contaminación atmosférica. Ambos factores, contaminación y exposición al BPA, pueden tener efectos sinérgicos, exacerbando riesgos en individuos con TEA. La comprensión de estas interrelaciones es crucial para abordar desafíos ambientales y proteger la salud, destacando la necesidad de investigaciones más profundas y estrategias preventivas.

 

error: Contenido protegido