@lasonrisadearturo

Integración sensorial y evidencia científica

comunicación, desarrollo, diversidad, TEA

La integración sensorial es un proceso crucial en el desarrollo humano. Se trata de cómo el cerebro procesa, organiza y utiliza la información sensorial que recibe del cuerpo y del entorno. Este proceso implica la percepción de los cinco sentidos: el tacto, el oído, la vista, el olfato y el gusto. La integración sensorial permite que las personas interactúen adecuadamente con su entorno y realicen tareas cotidianas.

Sin embargo, algunas personas con trastorno del espectro autista (TEA) pueden tener dificultades en la integración sensorial. Estos problemas pueden manifestarse en la forma de hiperactividad o hipoactividad sensorial, disfunción sensorial motora y dificultad para filtrar la información sensorial. Por ejemplo, una persona con TEA puede sentir demasiado o demasiado poco los estímulos sensoriales, tener dificultades para controlar sus movimientos o para enfocar su atención en una sola tarea.

Afortunadamente, existe una terapia que puede ayudar a las personas con TEA a mejorar su integración sensorial. La terapia de integración sensorial involucra ejercicios y actividades que abarcan los cinco sentidos. Esta terapia puede ser llevada a cabo por un terapeuta especializado en integración sensorial. A través de esta terapia, las personas con TEA pueden mejorar su capacidad para interactuar con su entorno y desarrollar habilidades motoras y de aprendizaje.

Evidencia científica

La eficacia de la terapia de integración sensorial es objeto de controversia en la comunidad científica. Por un lado, algunos estudios sugieren que puede tener beneficios positivos en individuos con trastornos del espectro autista y otras condiciones. Por ejemplo, un estudio publicado en «Frontiers in Psychology» en 2014 encontró que la terapia de integración sensorial puede mejorar la atención y la capacidad de procesar la información sensorial en personas con TEA. Otro estudio publicado en «Autism Research and Treatment» en 2014 también sugiere que la terapia de integración sensorial puede mejorar la comunicación y el lenguaje en individuos con TEA.

Por otro lado, otros estudios no han encontrado evidencia concluyente de que la terapia de integración sensorial tenga un impacto positivo en el funcionamiento cognitivo, la comunicación, la atención y la capacidad de interactuar socialmente en individuos con TEA. Un estudio publicado en «Research in Developmental Disabilities» en 2016, por ejemplo, no encontró evidencia de que la terapia de integración sensorial tuviera un efecto significativo en estas áreas.

En conclusión, se requieren más investigaciones exhaustivas y controladas para determinar con precisión si la terapia de integración sensorial es efectiva para mejorar el funcionamiento cognitivo, el lenguaje y la comunicación, la atención y la capacidad de interactuar socialmente en individuos con trastornos del espectro autista y otras condiciones.

Bibliografía

 

Martínez-Sánchez, N. (2015). Integración sensorial y sus implicaciones en el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Revista de neurología, 60(7), 259-263. URL: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26022408

González-Fernández, M. (2015). La integración sensorial en la terapia ocupacional: Revisión de la evidencia científica. Revista de terapia ocupacional de Galicia, 26(2), 35-45. URL: https://revistaoi.org/es/la-integracion-sensorial-en-la-terapia-ocupacional-revision-de-la-evidencia-cientifica/

Originally posted 2023-01-09 08:53:24.

error: Contenido protegido