Oh Snap!

Desactiva tu bloqueador de publicidad para ayudarnos a sufragar los gastos de mantenimiento de la página. ¡ Muchas gracias !

img
Home / Desarrollo / La propiocepción

La propiocepción

La propiocepción es la percepción del cuerpo en el espacio y el movimiento de sus partes. Es decir, es la capacidad del cuerpo para detectar y enviar señales al cerebro sobre la posición, el movimiento y la tensión de sus músculos y articulaciones. Esta capacidad es esencial para el equilibrio, la coordinación y el control de los movimientos del cuerpo.

La propiocepción se basa en una serie de receptores sensoriales en la piel, los músculos, las articulaciones y otros tejidos del cuerpo que envían señales al cerebro sobre la posición y el movimiento de las partes del cuerpo. Estas señales se procesan en el cerebro. Esto permite a las personas tener una conciencia de su propio cuerpo y de cómo se mueve en el espacio.

Es una función clave del sistema nervioso central y es esencial para el funcionamiento normal del cuerpo. Una buena propiocepción puede mejorar el equilibrio, la coordinación y la fuerza, y puede ayudar a prevenir lesiones. Por otro lado, una propiocepción deficiente puede afectar negativamente la capacidad del cuerpo para moverse de manera eficiente y coordinada y puede aumentar el riesgo de lesiones.

Trastornos de la propiocepción

Los trastornos de la propiocepción pueden ser comunes en las personas con autismo y pueden afectar su habilidad para moverse y coordinarse.

Un estudio publicado en 2017 encontró que las personas con autismo tienen una mayor incidencia de trastornos de la propiocepción que las personas sin autismo. Estos trastornos pueden manifestarse de varias maneras, como dificultad para balancearse o para controlar la fuerza muscular.

También pueden afectar la capacidad de una persona para aprender y ejecutar habilidades motoras complejas, como escribir a mano o atarse los zapatos. La terapia ocupacional y otras intervenciones pueden ser útiles para mejorar la propiocepción y la habilidad motora en las personas con autismo.

Es importante tener en cuenta que la investigación sobre la propiocepción y el autismo es limitada y hay mucho que se desconoce sobre cómo afecta esto a las personas con autismo. Se necesitan más estudios para entender mejor los trastornos de la propiocepción y cómo abordarlos de manera efectiva.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar
error: El contenido está protegido
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad