Sensibilizacion sobre el autismo 1

@lasonrisadearturo

La propiocepción

autismo, diversidad

La propiocepción es una capacidad vital para el control y la coordinación del cuerpo. En otras palabras, es la percepción que tenemos de nuestro cuerpo y de cómo se mueve en el espacio. Además, se basa en la información que recibimos de los receptores sensoriales que se encuentran en los músculos, articulaciones, piel y otros tejidos del cuerpo.

Sin embargo, es importante destacar que esta capacidad es fundamental para el equilibrio, la coordinación y el control de los movimientos corporales. Es decir, es una función clave del sistema nervioso central y es esencial para el buen funcionamiento del cuerpo.

Por un lado, una buena propiocepción puede mejorar el equilibrio, la coordinación y la fuerza, lo que reduce el riesgo de lesiones. Por otro lado, una propiocepción deficiente puede tener un impacto negativo en la capacidad del cuerpo para moverse de manera eficiente y coordinada, y puede aumentar el riesgo de lesiones. En conclusión, la propiocepción es un aspecto crucial para el bienestar y la salud del cuerpo.

Trastornos de la propiocepción

Los trastornos de la propiocepción pueden ser comunes en las personas con autismo y pueden afectar su habilidad para moverse y coordinarse.

Un estudio publicado en 2017 encontró que las personas con tienen una mayor incidencia de trastornos de la propiocepción que las personas sin autismo. Estos trastornos pueden manifestarse de varias maneras, como dificultad para balancearse o para controlar la fuerza muscular.

También pueden afectar la capacidad de una persona para aprender y ejecutar habilidades motoras complejas, como escribir a mano o atarse los zapatos. La terapia ocupacional y otras intervenciones pueden ser útiles para mejorar la propiocepción y la habilidad motora en las personas con autismo.

Es importante tener en cuenta que la investigación sobre la propiocepción y el autismo es limitada y hay mucho que se desconoce sobre cómo afecta esto a las personas con autismo. Se necesitan más estudios para entender mejor los trastornos de la propiocepción y cómo abordarlos de manera efectiva.

Bibliografía

Hallett, M., & Sun, M. (2017). The Role of Proprioception in Autism Spectrum Disorder. Journal of Autism and Developmental Disorders, 47(4), 1042–1048. https://doi.org/10.1007/s10803-016-3042-0

O'Brien, G., Balaban, M., & Minshew, N. (2017). Proprioception in autism: a review. Research in Autism Spectrum Disorders, 34, 1-12. https://doi.org/10.1016/j.rasd.2017.03.006

error: Contenido protegido